THINKING

Análisis del decreto 2147 de 2016 ¿Es correcta esta apuesta del Gobierno Nacional por la inversión y la competitividad?

El pasado mes de diciembre, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo expidió el Decreto 2147, a través del cual recoge en una misma normativa todas las leyes y decretos relacionadas con el régimen de zonas francas en Colombia, integrando así todas las disposiciones al respecto y modificando aspectos relevantes para distintas industrias del país.

El mencionado Decreto se expide para generar inversión en el país en distintos sectores económicos, agilizar los trámites relacionados con la solicitud de zonas francas, flexibilizar las operaciones de comercio exterior, promover la competitividad y generar empleo.

SECTORES E INDUSTRIAS BENEFICIADAS

La normatividad contempla el establecimiento de las siguientes zonas francas: zonas francas para la creación de parques tecnológicos, zonas francas de bienes, zonas francas de servicios, zonas francas agroindustriales, zonas francas para producción de lácteos, zonas francas de servicios de salud, zonas francas de servicios portuarios, zonas francas para la exploración y producción de hidrocarburos y zonas francas para las operaciones costa afuera.  Serán usuarios de dichas zonas francas, los usuarios operadores, los usuarios industriales de bienes, los usuarios industriales de servicios, usuarios comerciales, usuarios administradores y los usuarios expositores, (dependiendo del tipo de zona franca que sea solicitado)

Quien pretenda solicitar el establecimiento de una zona franca, deberá contar con una serie de requisitos previstos por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y presentar entre otros, estudio de factibilidad técnica, jurídica, económica, financiera y de mercado. Dichos requisitos serán valorados por un Comité Intersectorial creado para tal fin, compuesto por:  el Ministro de Comercio, Industria y Turismo quien lo presidirá, el Ministro de Hacienda y Crédito Público, el Director del Departamento Nacional de Planeación, el Director General de la Unidad Administrativa Especial, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, y un delegado del Presidente de la República. Tras la aprobación y viabilidad dada por dicho comité se declarará la existencia de la zona franca a través de Acto Administrativo proferido por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Dentro de los requisitos se exige que el área deberá ser continua y no inferior a veinte hectáreas, así como contar con las condiciones necesarias para ser dotada de infraestructura para las actividades industriales, comerciales y/o de servicios a realizar.

Es importante indicar que se contemplan tres clases de zonas francas, y para cada una de ellas sus respectivas generalidades, a saber:

Zona franca permanente. Es el área delimitada del territorio nacional en la que se instalan múltiples usuarios industriales o comerciales, los cuales gozan de un tratamiento tributario, aduanero y de comercio exterior especial, según sea el caso. El término de declaratoria de existencia de esta clase de zonas francas será por máximo 30 años, que podrá ser prorrogado hasta por 30 años más, independientemente del término inicialmente autorizado.

Zona franca permanente especial.  Es el área delimitada del territorio nacional en la que se instala un único usuario industrial, el cual goza de un tratamiento tributario, aduanero y de comercio exterior especial. El término de declaratoria no podrá exceder treinta (30) años, no  obstante y en los casos  donde el término inicialmente autorizado sea menor, el término restante para completar los 30 años podrá ser solicitado como prórroga. Cuando el término inicial sea de 30 años, no habrá lugar a la prórroga.

Zona franca transitoria: Es el área delimitada del territorio nacional donde se celebran ferias, exposiciones, congresos y seminarios de carácter nacional o internacional que revistan importancia para la economía y/o el comercio internacional, y que gozan de un tratamiento tributario, aduanero y de comercio exterior especial. Estas zonas francas serán concedidas por el término previsto para la realización del evento correspondiente. Como característica principal, se requiere un área mínima de 30 metros cuadrados para las oficinas donde se instalarán las entidades de control.

Para el establecimiento de cada tipo de zona franca se tienen requisitos especiales; sin embargo el nuevo decreto contempla que se podrán ejecutar las inversiones y generar empleo desde la radicación de la solicitud para la declaratoria de zona franca, lo que significa que mientras quien ha hecho la solicitud espera la respuesta, puede ir desarrollando las etapas iniciales del proyecto en materia de infraestructura sin perder el costo de oportunidad.

Así las cosas, antes de la radicación de la solicitud de declaratoria de existencia de una zona franca, el inversionista deberá reunirse con la Secretaría Técnica de la Comisión Intersectorial de Zonas Francas con el propósito de realizar una verificación documental de que la solicitud cuenta con la información requerida, sin que ello implique un análisis detallado del contenido de los documentos y anexos. Una vez la Secretaría Técnica realice la verificación documental, el interesado podrá radicar el proyecto ante el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y consecuentemente empezar a ejecutar inversiones y generar empleo.

Sin embargo, lo anterior no es garantía de que no se pueda negar posteriormente la declaratoria de zona franca, por lo que el riesgo asumido queda en cabeza del inversionista.

Esto deberá analizarse no solo en materia de inversión en infraestructura, sino a la luz de lo que sucedería con esos nuevos empleos que se generen para la operación de la zona franca desde el momento de la solicitud, en el evento en que la misma no sea adjudicada, pues se cuestiona el componente de inestabilidad jurídica que puede presentar esta serie de disposiciones.

La normatividad también prevé que dentro de los 3 años siguientes a la declaratoria de la zona franca, para cada una de ellas se deberá acreditar el cumplimiento de ciertos requisitos so pena de que le sea retirada tal calidad, por ello se debe prestar especial cuidado por parte del inversionista en el cumplimiento de dichas obligaciones. Por ejemplo, para la zona franca dedicada a la prestación de servicios de salud, deberán realizar una nueva inversión con unos valores específicos determinados en el artículo 33 del decreto y generar nuevos empleos.

PARTICULARIDADES POR SECTORES CLAVES

  • En las zonas francas permanentes especiales de servicios turísticos, se permitirá la venta de mercancías al detal por parte de los usuarios industriales de servicios y de los usuarios comerciales.
  • En las zonas francas permanentes especiales de servicios de salud, dentro del área definida, se permitirán las ventas al detal de bienes conexos con la prestación del servicio de salud por las empresas. Las mercancías que allí se expendan se someterán a la legislación vigente en el resto del territorio aduanero nacional y no gozarán de los beneficios del régimen franco.
  • La salida de insumos, medicamentos y dispositivos médicos de procedencia extranjera suministrados a los pacientes que tengan relación directa con el tratamiento realizado dentro de la zona franca permanente especial de servicios de salud, o por un usuario industrial de servicios, requerirán el diligenciamiento y autorización del formulario de movimiento de mercancías, el cual hará las veces de declaración de importación
  • Para el sector de hidrocarburos, se exige que se suscriba un contrato de operador con la Agencia Nacional de Hidrocarburos para la declaratoria de zona franca. Dicho contrato vendrá a determinar el término de declaratoria de existencia de las zonas francas relacionadas. Cuando la declaratoria de zona permanente comprenda varios contratos suscritos con la Agencia Nacional de Hidrocarburos, el término de declaratoria de la existencia de la zona franca será hasta por el plazo del contrato que tenga mayor duración.

La idea del Gobierno Nacional es convertir a las principales ciudades del país en plataformas exportadoras, aumentando la producción de bienes y servicios, la mano de obra calificada y la inversión extranjera, a través de la atracción de diferentes empresas que creen sinergias entre los distintos sectores en que se desarrollan.

Con respecto a la nueva normatividad, el Sector que suena como el más fuerte para el desarrollo de esta iniciativa es el Hidrocarburos que cuenta con dos zonas francas costa afuera que ya se encuentran aprobadas: Anadarko y Repsol Exploración Colombia.  Adicionalmente, Ecopetrol también está tramitando la solicitud de declaratoria de zona franca que se espera cuente con 998.092 hectáreas disponibles para las actividades de exploración y producción.

Actualmente en Colombia existen 109 zonas francas declaradas, las cuales se encuentran distribuidas en: Bolívar (17), Cundinamarca (16), Antioquia (11), Valle del Cauca (10), Atlántico (8), Magdalena (7), Cauca (6), Norte de Santander (6), Bogotá (4), Santander (5), Huila (2), Caldas (2), Meta (2), Risaralda (2), Nariño (2), La Guajira (2), Córdoba (2), Costa Afuera Caribe (2), Cesar (1), Tolima (1) y Quindío (1).

Se espera que con la nueva normatividad este número aumente, salvaguardando siempre los intereses de industriales que consideran esta alternativa como un medio de expansión inversionista.