THINKING

El rescate de la estrategia como meta de Año Nuevo

El cambio de año provocó en internet la tradicional profusión de textos que buscan identificar tendencias en la comunicación y el marketing para el nuevo período que se inicia. Como siempre, sobran conjeturas y predicciones, en su mayoría versiones adaptadas de apuestas ya hechas en años anteriores. Pero muchos de los textos coinciden en un punto muy importante: predicen una revalorización de la comunicación estratégica por parte de las organizaciones.

Si esa perspectiva se concreta o, al menos, logra conquistar un espacio significativo en la agenda corporativa, 2017 puede ser, sí, un gran año para la comunicación. Y, en consecuencia, también para las organizaciones que entienden y practican estratégicamente la comunicación.

Por definición, la comunicación es estratégica cuando tiene como base una planificación alineada con los objetivos generales de la organización y se desdobla en acciones integradas, diseñadas para impulsar la performance y contribuir en la obtención de los resultados deseados.

Si las organizaciones comenzaron a disponer de nuevas y múltiples posibilidades para la comunicación e interacción con sus públicos, con ello creció también, proporcionalmente, el desafío de integrar esas diversas iniciativas y de darles un sentido de unidad y coherencia.

El conjunto de herramientas se volvió potencialmente más rico, pero la gestión de la comunicación se tornó mucho más compleja. En muchos casos funcionó la trampa del hacer por hacer, la antítesis del abordaje estratégico.

Es probablemente a causa de este escenario que la revalorización de la dimensión estratégica de la comunicación surge como tendencia o, aún más, como necesidad. En un contexto en que la identidad y el prestigio de marcas y organizaciones se construyen obligatoriamente en la interacción y el diálogo con los públicos, comunicarse con eficiencia resulta, más que nunca, una exigencia competitiva.

Desde esta perspectiva, en este mes lanzamos Ágora en Brasil, una consultora de comunicación de alcance latinoamericano especializada en estrategia, investigación y asuntos públicos. La empresa tiene el objetivo de ayudar a los clientes a planificar, organizar e implementar la comunicación como un recurso imprescindible para la construcción de canales de vinculación con key-stakeholders y para la producción de resultados de negocio.

Si depende de nosotros, la puesta en valor de la dimensión estratégica de la comunicación estará entre las prioridades de 2017 y de los próximos años. ¡Feliz año nuevo para todos!